Rojals - La Bartra

Distancia: 6,5km Durada: 3h30 Dificultad: Media-alta Inicio recorrido: Rojals (TV-7042, a 12km de Montblanc) Lo que se puede ver: La pedanía de Rojals y su entorno, con vistas de toda la Conca y la Vall. También se ven restos de antiguas masías y masías convertidas en alojamientos rurales.

 

Descripción del recorrido
Una vez estacionado el coche en Rojals se coge la calle principal que traviesa el pueblo hasta encontrar la pista del GR , se ve una señal que indica el Mas del Arlequí (alojamiento rural) y por lo tanto hay que desviarse. Se tiene que seguir hacia abajo por el mismo camino que conduce hacia la masía. Después de unos metros de bajada se ve como el camino hace una curva con ángulo recto seguido de una bajada muy pronunciada, en este punto se tiene que girar hacia la derecha, por otro camino pequeño. Se puede ver como justo en el ángulo de la bifurcación hay un pino muy significativo, este otro camino no está tan marcado.
Al bajar se llega a una explanada donde es difícil distinguir el camino que se debe tomar para continuar, pero se puede ver como a la izquierda baja otro de pequeño y está indicado con un hito de piedras. Hay que seguir siempre los hitos. A la derecha se encuentra una pequeña desviación que hay que bajar por unas piedras y a partir de ahí el camino va haciendo un zig-zag.
Se llega a otro punto poco claro. Si se coge a mano izquierda por una bajada muy pronunciada, se llega a los restos de la masía d’en Britus y si se coge a mano derecha, siguiendo los hitos, se llega a la masía d’en Carles. Hay que continuar todo recto (por la derecha) por el camino, hasta encontrar los hitos que indican que hay que girar a la izquierda y abajo. Hay que seguir el camino hasta encontrar dos cruces seguidos, en los dos hay que girar hacia la  izquierda y así se llega al mas Gran.
Se puede ver una estrecha y pronunciada bajada que conduce a lo que era un riachuelo. Siguiendo las piedras (hito) a mano izquierda y unos metros más adelante se deja el río a la derecha.
Una vez se llega a la Bartra, hay que seguir la señalización en dirección a Farena (palo de madera) y el PR . Hay que girar a la derecha por un camino pequeño, más abrupto y seguidamente se encuentra la señal hacia Mas de Caret (alojamiento rural).
Hay que volver por la misma pista y camino hasta la Bartra, donde se sigue el PR ( Farena - La Bartra – Rojals) que conecta con Rojals. Comienza por un camino de tierra, unos metros más arriba se encuentra una desviación que va hacia los Cogullons  (refugio donde se puede alojar y gozar del entorno natural), pero hay que seguir recto hacia Rojals . Más adelante hay una pequeña bifurcación, hay que ir hacia la izquierda siguiendo la señal (hay un palo de madera puesto al revés). Este camino hace una bajada muy fuerte haciendo zig-zag. Cuando casi se llega a la cima se ve una nueva bifurcación, hay que ir a la derecha siguiendo el  hasta arriba de todo. Poco después se llega a un campo (conocido como el reposadero de los muertos), que hay que atravesar hasta la pista que se ha cogido en un principio y que conduce hasta el núcleo de Rojals.

Información complementaria
El mas (masía) es la institución agraria del mundo feudal, y designa tanto al edificio como a las tierras y al bosque.
El inicio de las masías de Rojals, teniendo en cuenta que el pueblo fue conquistado en el año 1151, debió ir creciendo poco a poco. Hoy en día tan solo hay 6 masías, todas rehabilitadas.
Mas d’en Carles está situado en la vertiente izquierda del barranco de la Baridana, en el riscal. Hay constancia de 1756-1796 y actualmente está derruido.
Mas d’en Grau o Gran se encuentra en la cabecera del barranco y hay constancia de 1831. Está derruido aunque se conservan algunas paredes.
Mas d’en Britus se localiza en la vertiente izquierda del barranco y la constancia es de 1795. También se encuentra derruido.
Mas de Caret, bajo la Bartra. Tiene constancia de 1786 y actualmente ha estado restaurado como casa rural, dedicado al turismo y presenta un espacio idílico para el descanso y el confort.
El torrente de la Baridana es especial sobretodo por su singularidad. Presenta una geología de tipo silicio, combinado con espectaculares bosques de pino rojizo. También es característico por su fauna, especialmente por los rapiñadores que habitan en la zona, sobretodo el halcón peregrino y varias águilas, la más frecuente es la dorada. Los cernícalos son más fáciles de observar.

Para recordar
Hay que ser respetuoso con el medio, con los animales y la vegetación, por el elevado interés ecológico y paisajístico de la zona.  
No se deben tirar desperdicios (ni ningún residuo).
No se puede acampar ni hacer fuego en el bosque.
La propiedad de la tierra es tanto pública como privada, pero la mejora y mantenimiento de este patrimonio es responsabilidad de todos.  

Consejos
Para realizar este recorrido es imprescindible ir bien equipados, con un calzado deportivo. En invierno ropa de abrigo y en verano abundante agua.

Acciones de Documento