Montblanc - Rojals

Distancia: 12, 6 km Durada: 5 horas Dificultad: Media-alta Inicio recorrido: Av. Manuel Ribé Que se puede ver: la ermita de Sant Josep, la Vall y Rojals. Por el camino se encuentra una vegetación frondosa y varios riachuelos. Vistas panorámicas de la comarca desde el mirador de la iglesia de Rojals.

 

Descripción del recorrido

Se puede dejar el coche en la avenida Manuel Ribé o bién se puede ir hasta la ermita con el vehículo.

Se sigue por esta calle hasta encontrar la señalización de la ermita de San José a la izquierda. En el camino van desapareciendo las casas poco a poco y en su lugar aparecen cultivos de viñedos y algún pequeño almacén o casa. Hay que seguir todo recto por el camino asfaltado con la señal del GR 171 y en 25 minutos se llega a la ermita de Sant Josep y sus instalaciones.

Para continuar hacia la Vall seguiremos recto como habremos llegado pasando por una pequeña explanada con árboles que se utiliza como aparcamiento hasta volver a encontrar el camino que pasa junto a una masía. El camino es ancho y llano. No debemos perder de vista las señales del GR.

Llegaremos a una bifurcación y seguiremos por el camino ancho de la izquierda que baja fuerte pasando al lado de unos depósitos municipales de agua y veremos diversas casitas. Al final de la bajada veremos un pilar de agua, es un monolito indicador de la conducción que lleva el agua hasta la población.

Giraremos a la derecha por el camino que es una pista amplia que nos conducirá hasta la entrada de la Vall. Pasaremos por una zona en que el camino se abre y donde hay una caseta de registro de agua, seguiremos adelante todo recto.

Veremos otro indicador justo en un puente de piedra, es el camino hacia Rojals.

Se encuentra un subida bastante pronunciada, con masías antiguas a los lados. Hay que seguir por este camino ancho durante un buen rato y luego hay que desviarse a la derecha por un camino más pequeño, estrecho y sinuoso. Desde aquí se oye como baja el agua de la montaña y va hacia la vall. Siempre hay que seguir las señales que poco a poco conducen hacia el interior del bosque.

El paisaje cambia, se puede apreciar como se va ganando altura, hay más humedad y la vegetación es más densa. La subida es fuerte y larga, va dibujando una especie de “S” o zig-zag. Se ve como en la subida del Obac de la Vall el bosque es realmente exuberante; hay castaños, arces blancos y mostajos mezclados con encinas, pinos negrales y variedades de olivos.

Cuando se llega a la parte alta del riscal la vegetación se abre y se puede observar una vista de todo el valle a un lado y al otro se puede ver la iglesia de Rojals. Aún hay que subir un poco más por este camino hasta llegar a la carretera que entra en el pueblo, la TV-7042.

En la parte trasera de la iglesia se sitúa un mirador desde donde se puede ver una panorámica de todo el barranco de la Vall y de los campos de la Conca de Barberà, eso sí las condiciones meteorológicas son favorables. Se tardan 3 horas aproximadamente para llegar a Rojals.

La vuelta se hace exactamente por el mismo camino. La Vall tiene un gran valor paisajista y ecológico, y en el camino de vuelta uno se puede detener para ver todos aquellos elementos que no se han encontrado en la ida. Se puede ver el bosque del Obac de la Vall, los espectaculares riscales que de forma escalonada forman el risco rojo y el risco blanco y los restos de la antigua población dispersos recuerdan los tiempos prehistóricos.

Si no queremos pasar otra vez por la ermita de San José, una vez en el pilar de agua continuaremos por el mismo camino ancho que pasa por medio de varias casas. Cuando el camino baja más fuerte para desembocar en la carretera de Rojals, tomaremos otro camino a la izquierda, hay unas rocas amontonadas. Un poco más adelante hay que tomar el camino de la derecha que va en dirección al pequeño cerro que se ve delante y que conecta con el camino de ida a San José. Continuaremos hasta llegar al núcleo de Montblanc.

INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA

La Vall es un bello rincón de la Sierra de Prades, de una gran diversidad natural y con pinares, una exuberante vegetación de ribera y numerosos riachuelos. En esta ruta se recorre todo el Barranco de la Vall hasta llegar a Rojals.

Para recordar:

- Hay que ser respetuoso con el medio, con los animales y la vegetación, debido al alto interés ecológico y paisajista de la zona.

- No se tienen que tirar deshechos (ni ningún tipo de residuo).

- Hay que ir con cuidado con el uso que se hace del terreno. No hay que olvidar que la ermita, aún siendo una instalación donde se puede comer y acampar, no deja de estar dentro del bosque, y no implica que aquello se convierta en una zona de barbacoa libre o en una zona de deshechos. Siempre existirá una elevado riesgo de incendio, y siempre será un alto valor ecológico que no hay que echar a perder.

- La propiedad de la tierra es tanto pública como privada, pero la mejora y mantenimiento de este patrimonio es responsabilidad de todo el mundo.

Consejos:

- Para realizar este recorrido es imprescindible ir bien equipados, con un calzado de deporte. En invierno llevar ropa de abrigo y en verano abundante agua.

Acciones de Documento