Crecimiento (S.XII-XIV)

En 1170 aparece documentado el castillo en lo alto de la colina y poco más abajo la primitiva iglesia románica de Santa Maria.

Durante el siglo XII la villa recibió diversos privilegios y favores reales otorgados para incentivar su crecimiento a la vez que ya disponía de mercado. Pero será en el siglo XIII cuando la villa vivirá una expansión urbanística y demográfica, gracias a exenciones, prerrogativas, la concesión de ferias y mercados. También se constituirá el municipio, se fundará el Estudio Mayor, las Escribanías Reales, etc.

Montblanc se convirtió en capital de veguería pasando a ser un centro administrativo, politicomilitar y religioso de un extenso territorio, y en una de las más importantes ciudades del sur de Cataluña. La actividad principal de sus habitantes era la agricultura, aunque abundaban los artesanos (entre los que destacaban los traperos).

En esta época se iniciaron las obras de los principales monumentos de la villa: de la iglesia de Sant Miquel, de los conventos de Sant Francesc, de la Serra y de la Mercè, y del hospital-iglesia de Sant Bartomeu y de Santa Magdalena. Y también de algunos edificios civiles como el Ayuntamiento, el Palacio real y la casa de los Josa.

Se pobló la judería cerca de la calle Riber que, con el paso de los años, adquiriría una gran importancia económica y comercial.

La villa llegó a su máximo esplendor durante la primera mitad del XIV cuando se consolidó como una población con un peso político importante y con una dinámica socioeconómica remarcable. Fue la séptima ciudad de Cataluña. Se celebraron cuatro veces Cortes Generales y se creó el Ducado de Montblanc (1387).

En el siglo XIV se continuaron las obras iniciadas y se comenzaron las más emblemáticas como son: el recinto amurallado y la iglesia gótica de Santa Maria. También se construyeron la iglesia-hospital de Sant Marçal y el palacio Alenyà. El municipio realizó una mejora de los servicios más necesarios como: el cubrimiento del Riuot (torrente que, en realidad, era la alcantarilla principal), baños públicos, prisión, molinos, hornos, etc.

Durante la segunda mitad del siglo XIV se entró en un largo período de decadencia. Un rosario de epidemias y malas cosechas fueron el preludio de tres centurias de recesión.

Acciones de Documento